Blog

Significado y Compromiso Social de Pablo Neruda

julio 12, 2017 Gonzalo Tapia Soko y Tomás Tapia Swett

Significado y Compromiso Social de Pablo Neruda

 

“…Escribimos para gente tan modesta que muchas veces no saben leer. Sin embargo, sobre la tierra, antes de la escritura y la imprenta, existía la poesía. Por eso sabemos que la poesía es como el pan y debe compartirse con todos, los letrados y los campesinos, por toda nuestra vasta, increíble y extraordinaria familia de pueblos”

 

No fue difícil encontrar una efeméride que nos llamará la atención este mes, los 113 años del nacimiento del poeta Pablo Neruda. Propuse de inmediato al comité editorial invitar a participar en el artículo a mi padre, conocedor y amante de la obra de Neruda y, especialmente, responsable de mi acercamiento al poeta, su legado y reservorio permanente de la memoria. Mis recuerdos de verlo arriba de una tarima en casa de mis abuelos en Arica, recién llegados del exilio en Venezuela, recitando a Neruda con voz penetrante y profunda, recuerdos de la potencia de su transmisión, de los sonidos y sensaciones que recuerdo hasta el día de hoy, evoco inmediatamente sentimientos y emociones, olores y colores, no así el contenido de aquellas palabras, será justamente ese el poder de la poesía? Es decir, ¿Qué fuerzas ocultas esconde la poesía que es capaz de transportarnos en el tiempo y experimentar el placer de rememorar aquellas sensaciones? ¿Cuáles son los elementos que hacen de la poesía y en particular la obra de Neruda su anclaje en la memoria de la humanidad?

La ponencia realizada por mi padre, Gonzalo Tapia Soko, presentada al Seminario Internacional "The Significance and Content of National Literature" Organizado por Association of Finnish Adult Education Organizations, Helsinski, 1989, intenta comprender las líneas argumentales por las cuales la obra de Neruda es reconocida mundialmente.

Son 3 las líneas argumentales que se presentan en la ponencia e intentan comprender el reconocimiento de Neruda en las distintas partes del mundo. Publicaremos cada semana 1 línea argumental, a mencionar:

  • La estrecha vinculación existente entre la participación activa de Neruda en los fenómenos político-sociales
  • La poesía fundamentalmente como un vehículo de comunicación con el mundo
  • El carácter fundante de la obra de Neruda

Introducción

Quisiéramos simplemente compartir con ustedes algunas reflexiones en torno a este hombre que dejara huellas tan profundas en vastas generaciones, no tanto en sus aspectos estrictamente líricos y estilistas, calidad por la cual es reconocida mundialmente, sino por un hombre inmerso en un largo proceso de luchas sociales al  lado de su pueblo, que marcaron una época, Neruda es un poeta público, fundamentalmente público; su obra poética asume por entero la cotidianeidad de la gente de una manera sensorial, no racional; apuntando siempre a esos caminos ascendentes que los hombres y mujeres recorren para alcanzar su dignidad. En fin, nos asalta una pregunta central: ¿Cómo es que este hombre, nacido como Neftalí Reyes, nacido en 1904, en una pequeña cuidad en la regiones del sur de Chile, hijo de un anónimo empleado ferroviario y una profesora de educación básica, logra comunicarse y trascender a toda una sociedad y se pone en contacto con todo el mundo?

“La poesía de un hombre oscuro,
de un pequeño pueblo del fin del mundo

se ha puesto en contacto
con todos los hombres"

Si extraordinario e insólito resulta explicar este fenómeno catártico de Neruda con el mundo, más insólito aún nos parece que esta comunicación se haya producido a través de un medio tan complejo, tan esotérico a veces, narcisista otras, como lo es la poesía. Muchos dirán que existen medios de comunicación infinitamente más efectivos y de receptividad masiva que la poesía; y estamos de acuerdo. La poesía aparece hoy en día, al menos hasta donde la conocemos, como un género extracto y elitista, sumamente especializado (sólo para iniciados) de un carácter marcadamente intimista. De manera que, explicar este par de interrogantes es ciertamente algo complejo, pero a nuestro juicio, muy necesario justamente para comprender el significado y la presencia social de Neruda a lo largo de una época.

Primera línea argumental:
Vinculación existente entre la participación activa de Neruda en los fenómenos político-sociales

Creemos que la primera línea de reflexión en torno a estas cuestiones dice relación con la estrecha vinculación existente entre la participación activa de Neruda en los fenómenos político-sociales que configuraron una época extraordinariamente germinal y convulsa. Neruda se transforma en un actor más en la secuela de transformaciones y conflictos sociales y políticos que no sólo sacudirían su Chile natal sino al mundo entero. En razón a ello, podemos decir que el componente público de la obra Nerudiana es un rasgo primigenio y constante. Así, el mismo declara su postura como vate  del cambio social en sus primeras luchas políticas al lado de un movimiento estudiantil que protagoniza en los años 20 un largo proceso de reformas sociales y económicas que resquebrajaron los cimientos de poder de una oligarquía financiero-terrateniente que hasta entonces monopolizó los centros de decisión en Chile.

“Desde aquella época y con intermitencias se mezcló la política en mi poesía y en mi vida. No era posible cerrar
la puerta a la calle dentro de mis poemas, así como no
era posible tampoco cerrar la puerta al amor, a la vida,
a la alegría o a la tristeza en mi corazón de joven poeta”

La decidida incorporación a la vida política, naturalmente deviene de una juventud observadora y penetrante. Los entornos campesinos de Temuco, junto a los trágicos cuadros de explotación que se producían en la minería costera (carbón) se confabulaban en el despojo y violación de los derechos fundamentales de hombre y la mujer. La agudeza de Neruda entrelaza la fuerza de los elementos y de la naturaleza con las situaciones y condiciones más esenciales del hombre: acá aparece ya un rasgo constitutivo de la obra de Neruda.

En el contexto antes señalado, la producción poética de Neruda tiene frecuentemente una contraparte en los fenómenos socio-políticos de la época. Así sucede con su producción poética durante su participación en la Guerra Civil Española, que deja huellas tan profundas en su vida y define su condición de militante de la libertad y de la justicia: en la Alianza Antifascista de la década del 30 y el Frente Popular Chileno (Canto a Stalingrado); donde una de las tareas más nobles asumidas por el poeta es la repatriación a Chile de millares de españoles victimas del franquismo.

En la guerra fría y su peregrinar por el mundo como vocero de la paz que lo lleva desde la India a China, a Moscú, en breve a todas las latitudes posibles bregando por la causa de la humanidad; en la persecución que la izquierda chilena sufre en manos del gobierno reaccionario de González Videla (Canto General); en la llamaradas que levanta por América Latina la Revolución Cubana (Canción de Gesta); en el laborioso triunfa de la Unidad Popular en Chile (Nixonicidio); en fin, en sus últimas reflexiones en torno al golpe militar de septiembre de 1973 (Memorias)

Hay, entonces, un rasgo fundante de su obra que interpreta la producción de sus grandes obras con los acontecimientos políticos y sociales en donde participa de variadas maneras, relevando el peso de los aconteceres socio-históricos tuvieron en la obra del Poeta. Neruda poetiza los fenómenos y las luchas, aún en lo ideológico. El mismo señalaba en esta relación refiriéndose al origen  del “Canto General”.

“Debí detenerme y buscar el camino del humanismo, desterrado de la literatura contemporánea , pero
enraizado profundamente en las aspiraciones del ser
humano. La idea de un poema central que agrupara las incidencias históricas, las condijo es geográficas, la vida, las luchas de nuestros pueblos, se me presentaban como una tarea urgente”

De modo, entonces, que Neruda asume así su condición del Vate Social, cantando en parte de su propia historia y la de los hombres y mujeres que le rodean.

Puesta así la temática pública de la obra de Neruda trasciende con mucho la estrecha geografía de su origen y convoca multitudes y generaciones que entienden y se identifica con el devenir del conjunto de fenómenos socio-históricos a que se ha hecho referencia.

Pensamos que hay en esta línea argumental, incompleta por cierto, razones profundas para entender que la poesía de este “poeta oscuro” de un pequeño pueblo del fin del mundo, sacuda a todos los hombres y mujeres.


Volver

Compartir