Blog

Encuentros Consultoría 21 N°3: Detrás de la complejidad: Una nueva interpretación del entorno de negocios.

julio 03, 2017 Juan Vera

Encuentros Consultoría 21
Detrás de la complejidad: Una nueva interpretación del entorno de negocios.

Los invitados a provocar la conversación en este tercer encuentro fueron Silvio García, Gerente General de la empresa de consultoría tecnológica de punta  Nuwit y Rodrigo Márquez, emprendedor y socio de M20, SURIR y Culturesee.com

El punto central de la presentación fue el de entender que hay detrás de la complejidad a la que permanentemente aludimos cuando hablamos del presente que vivimos y del futuro que viviremos. La aparición de nuevas variables provenientes del impacto de la tecnología en la propia vida de los seres humanos, sumadas a las de un ser humano de por si complejo, llevan a Silvio García a identificar fuentes diferentes de esa complejidad.

Al referirnos en concreto a la consultoría hay que atender al menos a la complejidad que surge desde los propios consultores, sus objetivos, sus competencias y comprensiones, desde los clientes, sus requerimientos y aspiraciones, desde la organización y su cultura, desde el propio entorno que establece nuevos marcos de acción, desde las tecnologías y su capacidad generativa de prácticas y modelos de negocio. 

Aparece así un escenario que si no somos capaces de comprender en toda la extensión de sus interacciones puede llevarnos a una simplificación incompetente. Es importante adicionalmente entender cómo se mueve la información en la compañía cuando se produce un movimiento virtuoso. Silvio García plantea el siguiente cuadro:

La propuesta de Silvio apunta a aceptar que estamos en la era de la singularidad en la que es necesario aceptar que usemos artefactos sin necesidad de saber como funcionan. Lo que podríamos llamar el arte de la usabilidad. Apunta a aceptar que la tecnología supera y superará a la inteligencia humana y que como propone Arnoldo Hax lo que procede que hagan las personas es centrarse en sus propias capacidades más diferenciales. Eso nos lleva a volver los ojos al nivel de conciencia y a los niveles más espirituales como propone Ken Wilbert.

Mas tecnología sí pero también más nivel de conciencia de lo humano. Cabe aquí enfrentarse ¿Qué significa hoy y qué significará en el futuro ser humano? ¿Podemos asegurar un núcleo inamovible de lo humano cuando las relaciones pueden reconfigurarse en modos que no imaginamos? Sin duda las respuestas pueden ser distintas.

Por su parte Rodrigo Márquez se centro en presentar un modelo de gobernanza para las organizaciones que deben afrontar esta complejidad y presentó el concepto de sociocracia, un modelo para producir colaboración y aprovecharla como la energía más poderosa que un grupo puede desarrollar.

La siguiente figura contiene sus fases y componentes

La sociocracia, entendida como el Gobierno de los amigos, tiene su primer precedente en Auguste Comte el filósofo creador del positivismo y plantea en su versión 3.0 una forma de colaboración en la que las decisiones se tomen por la colectividad en base a los principios establecidos en la figura, de forma que a partir del consentimiento al integrar objeciones, la equivalencia, el hacerse cargo, la mejora continua y la transparencia se ejecuten de una forma efectiva mediante la estructura que se haya decidido.

No cabe duda que todo esto implica todo un replanteamiento del poder y de la necesidad de compartir una tensión, una necesidad y una visión (la existencia de un driver, plantea Rodrigo) que hagan prevalecer el valor de la colaboración.

El debate posterior tuvo una gran riqueza y apuntó al necesario matrimonio entre procesos efectivos, tecnología con sentido y una comprensión de la consultoría que implique desarrollar seres pensantes, el arte de conversar y la creación de relaciones de valor.  Todo un desafío.

Nuestro agradecimiento a Rodrigo y a Silvio y a los invitados externos que nos acompañaron en la mesa de conversaciones: Irene Torres (consultora asociada a la Fundación Chile), Bárbara Renom (Universidad Adolfo Ibáñez), Javier Martínez Aldanondo (Catenaria) y Andrés Auger (WOM)


Volver

Compartir